El Yoga integra a tu cuerpo y a tu mente con tu espíritu, y a este con Dios. Con equilibrio y armonia.